El campo de la Región de Murcia se planta ante el Ministerio para exigiendo respeto al Trasvase Murcia

El campo de la Región se planta ante el Ministerio para exigir respeto al Trasvase Murcia. Miles de agricultores se concentran frente a la institución que dirige la vicepresidenta Teresa Ribera con la esperanza de gastar la última bala antes de que aprueben el plan del Tajo, que buscar reducir el caudal ecológico del Tajo, lo que conllevaría recortar las aportaciones al Segura.

Trasvase Murcia

El Éufrates. Algunas de las primeras civilizaciones importantes del planeta se crearon en torno a este río de Oriente Medio. Las lecciones de Historia muestran el desarrollo de grandes sociedades cerca, siempre, de grandes ríos, donde el agua cuenta como un recurso esencial para la prosperidad de los pueblos. El sol no había salido, pero a los 120 agricultores de la comunidad de regantes de Librilla que marchaban a Madrid este miércoles en dos autobuses les sorprendió esta lección magistral de uno de los comuneros.

Reformas Murcia

Trasvase Mar Menor Murcia

Camino de la capital, entre legañas y cabezadas, partían miles de agricultores y jornaleros de Murcia, Alicante y Almería en más de 130 autobuses y otros tantos centenares de coches particulares para tocar las puertas del Ministerio para la Transición Ecológica. La ministra no estaba, asistía en ese momento a un foro de inversores extranjeros en la capital, pero no había dado señales de vida a los regantes en los últimos días. No habría reunión con ella.

La dimisión de la vicepresidenta tercera del Gobierno era la demanda más escuchada. No había tramo de la plaza San Juan de la Cruz, frente a Nuevos Ministerios, que no coreara su nombre, pero para mal. Las cifras del Sindicato Central de Regantes, organizador principal de la protesta, elevan la asistencia hasta las 12.000 personas, mientras que la Policía Nacional redujo la cifra a 4.000. En cualquier caso, todos estaban de acuerdo en que fue la concentración más masiva lograda en los últimos años por la defensa del Trasvase Tajo-Segura en Madrid.

El miedo existe en cada comunidad de regantes. Todas hablan de previsiones negativas, donde los agricultores verán reducida su superficie de regadío. «Solo queremos que la ministra recapacite. Esperamos que la manifestación cumpla su objetivo», señala todavía en el autobús Miguel Ángel Pérez, de Totana, cuya comunidad de regantes desplazó a 400 personas en autocares. Del Campo de Cartagena salieron más de mil agricultores mientras que de Lorca fueron 600 trabajadores del campo. El sector agrario secundó el paro convocado para este miércoles y muchas empresas trasladaron a sus trabajadores hasta Madrid.

«Estamos satisfechos con la convocatoria y con el número de asistentes», señalaba Lucas Jiménez, presidente del Scrats, recordando que la cita se había preparado en dos semanas y con las navidades de por medio. En el ambiente se respiraba esperanza y resignación a partes iguales. En pocas semanas se aprobarán los planes hidrológicos del Tajo y del Segura, uno que aumenta el caudal ecológico sin «justificación técnica ni científica», recordaba el presidente regional, Fernando López Miras, y otro refleja un déficit hídrico en la cuenca de 400 hm3, que sumará otros cien más con los recortes al Trasvase, apuntan desde el Scrats.

«No parece que vaya a cambiar nada», se resigna Ginés Ruiz, secretario de la comunidad de regantes de Librilla. La superficie agraria en este municipio del Valle del Guadalentín es «bastante deficitaria» respecto al agua: «No llegamos al 50% de nuestras necesidades respecto a los recursos que nos llegan del Trasvase. La esperanza la teníamos puesta en las desaladoras para que complementaran lo que nos puede faltar, pero al recortarnos el agua del Tajo y sustituirla por la desalada, nos quedaremos igual que ahora o peor porque el metro cúbico estará más caro». Ruiz sentencia: «Nos están maltratando».

«Se avecina la ruina», señalaba José García, uno de los presidentes de la empresa Soltir de Torre Pacheco, dedicada a la comercialización de una importante línea de productos hortofrutícolas en el Campo de Cartagena. Con las restricciones implantadas por la protección del Mar Menor, unido a los elevados costes de las materias primas necesarias en el campo, el empresario señala que las firmas de la comarca logran «mantenerse, pero con tendencia a reducir» producción y, por tanto, beneficios. Hasta Madrid han llevado 150 empleados.

El fantasma de la guerra del agua

Los regantes alejaban el fantasma de la «guerra del agua» que anunciaba la ministra Ribera el martes para acusarla de crear un «conflicto territorial» que no mira al Levante y solo beneficia a Castilla-La Mancha. La subida progresiva del caudal del Tajo hasta los temidos 8,65 metros cúbicos por segundo entre Bolarque y Aranjuez reduciría un 40% de los aportes enviados por el acueducto. Unos 105 hectómetros menos al año, de los que tres cuartas partes se restarían al regadío. Los regantes advierten que por cada metro cúbico que se suba en el Alto Tajo, el Trasvase se recorta en 32 hm³ al año.

Significativa la revelación de Javier Andújar, de la comunidad de regantes de la Margen Derecha, que preside Pepe Andújar. «Como no nos den agua, tendremos una situación complicada en los próximos años. Nuestra comunidad de regantes renació cuando llegó el agua del trasvase en los años 80. Si ahora nos la quitan afectaría a 4.500 comuneros».

Los anuncios del Ministerio para la subvención del agua desalada no convencen a los regantes, que solo ven cómo pagan ahora 264 euros por el uso una hora del agua de balsa de riego que llega de la desaladora de Torrevieja mientras que el mes pasado, cuando el Gobierno central mantenía las ayudas para pagar estos recursos, el precio era de 50 euros. «La gente tiene mucho miedo. No saben qué plantar ni si van a sacar beneficios».

Un limonero seco y tractores

La sorpresa inesperada de la jornada fue una performance que tres artistas realizaron frente a las puertas del Ministerio. En la carretera, que tuvo que ser cortada al tráfico por la llegada masiva de agricultores a mediodía, se apostaban tractores y remolques, uno de ellos aguantando en la pala un limonero seco, símbolo de un Levante sin agua. A la entrada de la sede de la institución que preside la vicepresidenta Teresa Ribera se preparó un escenario desde donde se leyó un manifiesto centrado en la ministra, a quien le pidieron por activa y por pasiva que dimitiera o, si no, que la cesara el presidente del Gobierno, Pedro Sánchez.

Detrás del escenario estaban Pepi Romero y Visitación Sánchez, agricultoras de El Siscar de Santomera, preocupadas por la dependencia de estas localidades de la huerta murciana del agua del Trasvase: «Si nos recortan, cada productor debería dejar de utilizar el 70 u 80% de sus terrenos para que el resto salga rentable».

Dos agricultores de Alicante volvían a mirar el árbol seco, mientras reflexionaban sobre cómo cambiarán sus tierras dentro de cinco años. «Hay empresas que han comenzado a arrancar naranjos y apostar por otros cultivos como el algarrobo».

Pasadas las dos de la tarde, la misión estaba cumplida en Madrid y los regantes comenzaron a embarcarse en los autobuses de vuelta a sus casas. Muchos saben que traer la protesta a Madrid ha permitido ganar repercusión nacional y que la ministra responda día sí y día también a las repercusiones que tendrán sus decisiones sobre el Tajo.

Un Tajo en el que se fijaron los agricultores de vuelta al Levante cuando cruzaban la frontera de Madrid y Castilla-La Mancha: «Fíjate, si lleva agua», apreciaba un regante de Librilla a su compañero de fila.

El Consejo de Estado dictaminará el 19 de enero 2023 sobre los caudales del Tajo

El Consejo de Estado dictaminará el próximo 19 de enero 2023 el Real Decreto que revisa la planificación hidrológica de 12 demarcaciones para el periodo 2022-2027 y que incluye la modificación de los caudales ecológicos del trasvase Tajo Segura, según fuentes del Consejo de Estado.

Así, estas fuentes han señalado que han presentado alegaciones a este extenso expediente, que suma en torno a 5.000 folios, las comunidades autónomas de Valencia, Murcia, Castilla-La Mancha y Andalucía. El expediente llega al Consejo de Estado con todos los documentos acumulados en su tramitación y con la petición de audiencia de las citadas comunidades autónomas, que discrepan fundamentalmente del establecimiento de caudales ecológicos en el río Tajo y que afectan a los volúmenes de agua transferibles de esa cuenca al Acueducto Tajo-Segura.

El Gobierno remitió al Consejo de Estado su propuesta de Real Decreto y solicitó a la institución consultiva un dictamen por el procedimiento de urgencia con el fin de recibirlo antes del 20 de enero 2023.

Noticias Mar Menor

Fuente: laopiniondemurcia.es

Enlaces a organizaciones solidarias que necesitan nuestra ayuda para proteger al Mar Menor la laguna salada de Murcia: