Sin paños calientes: «La situación es crítica» y el Mar Menor atraviesa «el episodio más grave que le ha pasado nunca», admitió este lunes el consejero de Agua, Agricultura, Ganadería, Pesca y Medio Ambiente, Antonio Luengo, a la salida de una reunión del Comité de Asesoramiento Científico en el que los investigadores discutían cómo inyectar urgentemente oxígeno a la laguna. Se busca una fórmula para evitar que la fauna marina se siga asfixiando y que se repitan imágenes como la de este fin de semana, con miles de peces y crustáceos agonizando en la playa de Villananitos (Lo Pagán, San Pedro del Pinatar). Los servicios técnicos de la Comunidad Autónoma han retirado ya más de 3.000 kilos.

Luengo insiste, tras escuchar a los miembros del grupo de Ecología Lagunar, en que la causa de la mortandad masiva no es un vertido puntual sino los efectos de la gota fría del mes pasado, que provocó la entrada a la laguna de al menos 60 hectómetros de agua dulce cargada de sedimentos, una descarga que dejó sin oxígeno las capas inferiores del Mar Menor. Esas ‘aguas muertas’ se extienden sobre 210 hectáreas, explicó, aunque el nivel de oxígeno ha aumentado en las últimas horas de 0,34 a 3 miligramos/litro.

Reformas Murcia

El consejero detalló también que el viento de levante desplazó esa masa de agua anóxica a la cubeta norte y que no se descarta que ahora avance desde Villananitos hasta Santiago de la Ribera (San Javier). También aventuró la posibilidad de que el viento ayude a diluirla. En cualquier caso, informó de que ya hay preparado un protocolo para seguir trasladando peces con riesgo de asfixia a zonas interiores del Mar Menor, si fuera necesario, así como para retirar los que sigan apareciendo muertos, una circunstancia que no ha descartado. Medio Ambiente estudia también cómo acometer un eventual rescate de las nacras, especie en peligro crítico de extinción que cuenta con un importante reservorio de unos 600 ejemplares en la laguna.

Aunque admitió que «no hay una varita mágica» para revertir inmediatamente esta grave crisis ecológica, Luengo adelanta que, por consejo de los científicos, es urgente bajar el nivel del Mar Menor y frenar en lo posible la entrada de aguas subterráneas «con salinidad baja y una concentración de nutrientes muy elevada». Afirma que es posible conseguirlo ‘pinchando’ la bolsa de agua en la Rambla del Albujón para impulsar esos caudales desde el acuífero hacia plantas de tratamiento, para lo que urgió a actuar al Ministerio. También ha pedido al Gobierno central que ponga ya en marcha las medidas contempladas en el proyecto de ‘vertido cero’.

Despues de esta crisis, el Gobierno regional insistirá en la «regulación de actividades» en torno al Mar Menor, advirtió el consejero, y también «se seguirá exigiendo con más ímpetu el cumplimiento de la ley». Preguntado sobre la necesidad de reducir la agricultura intensiva junto a la laguna, Luengo señaló que «tomaremos todas las medidas para hacerla compatible con la conservación del Mar Menor».

Luengo también anunció medidas de apoyo para los pescadores, «el sector más afectado», que este domingo decidieron dejar de salir a faenar, y también para el turismo. El Consejo de Gobierno se reúne esta tarde en una convocatoria urgente con este motivo.

Fuente: laverdad.es